Sendero Litoral del Jonquet (Vandellòs i Hospitalet de L'Infant)

El Sendero Azul, está formado por varios senderos que bien los bañistas, los senderistas o los usuarios de los campings de la zona han utilizado desde hace años. El sendero pasa por un terreno natural, que se ha endurecido por el paso de los senderistas durante años. 

Empezando por el extremo más cerca del núcleo de la de los Infantes, uno de los extremos del Sendero Azul se encuentra al final del tramo de paseo marítimo adoquinado de la playa del Arenal.

Hay que destacar la presencia de dunas embrionarias y dunas estabilizadas con presencia de Thymelaea hirsuta. Esta especie no se encuentra bajo ninguna protección, pero se quiere destacar, ya que la población encontrada en esta zona de dunas embrionarias resulta muy interesante por la cantidad de pies de plantas, por la altura de los mismos y por la alta densidad. Esta planta ha sufrido un gran retroceso en las últimas décadas, por lo tanto la presencia de esta población se puede considerar importante para el municipio.

El tramo de Cadaloques es una zona de fuertes riadas, como se puede apreciar por la presencia de grandes y medianos guijarros en la parte final del barranco así como por las marcas en el suelo provocadas por la fuerza del agua al bajar por el barranco.

El sendero transcurre sobre el acantilado de la Cala Bea, suponiendo el tramo donde se acumula el mayor desnivel de todo el sendero. El acantilado de esta cala está compuesto por dunas estabilizadas con vegetación dunar propia que ayuda a mantener la arena y frenar la erosión provocada por el mar. Esta es una playa con un alto peligro de erosión por la reducida dimensión, lo cierra que es y por el pequeño stage supralitoral que presenta.

En este tramo podemos encontrar un nido de ametralladora de dos casamatas, una mirando hacia la playa y la otra mirando al mar, con una estructura construida con hormigón armado. Los cierres están realizados con ladrillo macizo pegado con mortero de cemento. Junto todavía se puede observar una trinchera excavada. Este nido de ametralladora supone una de las baterías de costa más importantes de la Costa de Tarragona, que se probablemente construido por la Generalidad de Catalunya durante el año 1937 con el objetivo de proteger el territorio de posibles desembarcos procedentes de Mallorca, isla donde se refugiaba parte del ejército y aviación fascista.

El tramo desde la Rojala hasta la playadel Torn está asociado a la dinámica litoral, siendo el viento el principal agente modelador del paisaje. Las actuales playas están formadas por materiales del cuaternario, constituidos básicamente por limos y conglomerados, que se disgregan y mezclan con las dolomías del jurásico. Estos materiales cuaternarios han llegado hasta la playa a partir de grandes riadas que los han depositado en capas de diversos espesores durante varios episodios. En este tramo del camino, nos encontramos con dos barrancos de escasa amplitud, que sólo llevan agua en momentos de grandes lluvias. El macizo, al ser de origen cárstico está agujereado por la acción del agua dando lugar a grutas y cuevas.

La isla del Torn tiene el mismo origen que la zona costera. Seguramente, la isla sería una parte de acantilado que se cayó y que funcionó como una barrera natural de la arena, formando este tómbolo de arena que convierte a la isla, en una península. La presencia de esta Isla en la playa ha servido para que la arena se acumule a lo largo de la playa, y especialmente en la zona entorno a la Isla. Esta formación geológica más la presencia de Posidonia oceanica en sus aguas, han conseguido que esta sea una playa de arena. 

En la isla se encuentran los restos de una torre de planta circular hecha de cantos rodados con muy poco mortero. Se encuentra situada encima de un roquero que es un "Tómbola", en el extremo superior del Islote del Turno. Este islote es una penca de roca que se adentra en el mar en el extremo sur de la playa de las Rojales que antiguamente, en determinado momentos, quedaba aislado de la playa por el agua, lo que raramente ocurre actualmente. La construcción está muy degradada, y sólo queda parte del perímetro de la torre, aunque se podría restaurar ya que todavía se conserva la caja del muro excavada en la roca. Todavía se puede ver la ubicación del acceso a la torre, y en el interior se observan los muros tirantes que aseguraban la resistencia de la torre a la hora de hacer frente a posibles ataques.

Con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad​

fb.png