Mantenimiento de zonas dunares (Castellón)

1. INTRODUCCIÓN

Las dunas costeras representan, desde el punto de vista funcional, las reservas de arena de las playas; es decir, las zonas donde durante los episodios extremos, como los grandes temporales, o las mareas excepcionales, el mar toma la arena y los materiales que necesita para que el perfil transversal de la playa se acomode a las condiciones más duras de la energía incidente del oleaje. Sin embargo, cuando se produce el encuentro entre el hombre y las dunas costeras, los sistemas naturales son alterados, variando el grado de perturbación desde casi imperceptible a catastrófico. La destrucción y fragmentación de los sistemas dunares costeros han conducido a la pérdida de un buen número de habitats costeros (playas, dunas, humedales) y al incremento del número de especies de organismos amenazados.

Afortunadamente, los ecosistemas aunares degradados pueden recuperarse mediante la restauración ecológica. El diseño se hace en función del posterior uso que vaya a recibir la zona restaurada. En España, concretamente, las causas de degradación son múltiples: el desarrollo turístico masivo, la extracción de áridos, la interrupción de la deriva litoral, la presión recreativa dunar, el pisoteo humano, la circulación de vehículos, aparcamientos y viales, actividades agrícolas y deforestación, vertederos, obras civiles y militares, etc…

2. SISTEMAS REGENERACIÓN DUNAR

Remodelación fisiográfica

La reconstrucción de la duna se realiza en zonas donde el cordón aunar ha sido eliminado total o parcialmente o bien está fragmentado por incisiones, ocasionadas muy frecuentemente por la circulación de personas. También se puede efectuar en zonas donde antes no existía, como protección de zonas interiores frente a la acción del mar.

La morfología de los sistemas dunares suele ser de tipo cordón longitudinal con una estructura de la vegetación continua que interrumpe el acceso natural de los usuarios a la playa. Por ello es frecuente la aparición de caminos a través del cordón. Como el sustrato dunar es muy suelto y no existe apenas vegetación que lo retenga, el viento erosiona estos pasillos y transporta la arena hacia el interior, dando lugar a unos taludes laterales muy inestables. Los pasillos se van ensanchando por efecto del viento y el pisoteo hasta quedar el cordón dunar fragmentado o, incluso reducido a montículos masa) o menos separados entre sí, que sufren una erosión muy fuerte y, al final, si este procese continúa, terminan desapareciendo.

En estos casos, la restauración de la duna se inicia mediante la reconstrucción topográfica del cordón adoptando una morfología lo más parecida a la que existía primitivamente o a la de sistemas dunares análogos situados en los alrededores. La metodología más utilizada consiste en sistemas pasivos de captación de arenas. Se sustituye así la función que de forma natural ejerce la vegetación pionera en la formación de dunas.

En otros casos, cuando el sistema dunar está muy degradado se puede recurrir a movimientos de tierras mediante maquinaria. Este método se utiliza preferentemente para reconstruir cordones dunares arrasados por temporales excepcionales y para cerrar los pasillos de deflación y brechas existentes. En estos casos, se deberá actuar desde la zona de la playa evitando penetrar en zonas con vegetación. Se rellenan los pasillos de deflación con arena recogida de zonas cercanas de la playa, utilizando maquinaria apropiada para evitar dañar la vegetación (retroexcavadora, cinta transportadora, etc.,) y hasta lograr una morfología uniforme.

Captadores de arena

Los captadores de arena, son empalizadas normalmente de ramas muertas de plantas (mimbre, cañas, matorrales, etc.), tablas de madera (tablestacados) u otros materiales (redes de plástico, etc.). Su función es reducir la velocidad  del viento por fricción y, con ello disminuir la carga de arena transportada, consiguiendo la acumulación de arena y aumentando el volumen del depósito. Estos sistemas contrarrestan la erosión eólica y aportan una mayor estabilidad al depósito arenoso.

La eficiencia en la acumulación de arenas y la morfología de las dunas así formadas depende de muchos factores. Por una parte, obedece al tipo de sistema de captación (porosidad, altura, inclinación, distancia entre filas de captadores y número de filas de captadores) y por otra, a las características de la zona donde se sitúan (la superficie de arena seca susceptible de ser transportada, la velocidad del viento, y características topográficas y del sedimento movilizado).

El uso de captadores pasivos de arenas está ampliamente extendido debido a su relativo bajo coste, la facilidad de construcción y su eficiencia en la formación de depósitos

3. SISTEMAS DE PROTECCIÓN DUNAR

La afluencia masiva de visitantes a las playas, especialmente durante los meses de verano, y el pisoteo de la frágil vegetación dunar provoca su degradación, como lo visto en nuestra Comunidad Valenciana en los numerosos sistemas dunares. Para evitar esta situación, son necesarios cerramientos de zonas sensibles, la construcción de pasarelas peatonales de acceso a la playa, para canalizar el flujo de visitantes, así como campañas de información al público, por medio de carteles u otros sistemas de información, pues se considera imprescindible la colaboración ciudadana ante este tipo de obras.

Protección mediante vallados

Existen muchos tipos de cerramiento para proteger los cordones dunares, en función de la presión de visitantes que soporta y de la estética que se pretenda conseguir, pero los más efectivos son los que evitan el paso de al nenos el 90% de los usuarios que entraban antes de cerrar el paso.

En zonas de mucho uso, para evitar conflictos con los intereses de los bañistas es aconsejable evitar el cierre de áreas demasiado extensas dejando pasillos. Dado que la formación de las dunas tiene lugar desde el mar hacia el interior, es en esa franja donde la protección debe ser más efectiva. Debería incluirse, siempre que sea posible, además de la zona activa (dunas primarias y secundarias), la zona alta de la playa donde se desarrolla un tipo de vegetación más adaptada a las condiciones impuestas por su cercanía al mar.

Un problema frecuente en los cerramientos, y en especial los que se realizan en las zonas más móviles (por cercanía al mar o por la inestabilidad del sustrato con respecto al viento), es su enterramiento o su descalce. Es muy importante tener en cuenta este aspecto en los planes de mantenimiento de las áreas dunares restauradas.

Pasarelas de acceso público

En zonas de paso, para evitar el pisoteo es recomendable la colocación de pasarelas transversales a ambos lados del cordón dunar.

Las pasarelas son generalmente bien aceptadas por la sociedad. No obstante, en el diseño del trazado se debe tener en cuenta tanto la protección de la duna, como la utilidad para el transeúnte. Como norma general, las pasarelas de protección suelen conducir a los usuarios desde el interior hasta la playa, cruzando el sistema dunar. Están sobreelevadas para reducir el efecto negativo de las estructuras frente a la dinámica eólica de transporte y permitir una cobertura vegetal suficiente.

Las dimensiones de las pasarelas se establecen en función del carácter de la zona (playa urbana o rústica), de los valores paisajísticos y naturales que posea, de la densidad de usuarios que las cruzan, de la necesidad de protección del sistema dunar, etc.

Sistemas de comunicación y cartelería

El ciudadano no suele tener conciencia del daño que está produciendo en la duna cuando la cruza, por lo tanto, en este tipo de actuaciones, se considera muy importante informar a los usuarios acerca de las características y la problemática del ecosistema dunar y de las inversiones que se están realizando para regenerar el mismo. Se persigue así hacer partícipe al ciudadano y conseguir su colaboración para el cuidado de este tipo de obras.

4. REVEGETACIÓN

Una vez estabilizado el cordón aunar, y como elemento fundamental en su fijación, se realizan plantaciones de especies dunares que, en estado natural son las responsables de la formación y mantenimiento de las dunas. Esta actuación tiene por objeto devolver al sistema la cubierta vegetal que, por diversos motivos, ha desaparecido en ciertas zonas y resulta ser una de las causas de su desestabilización y de las movilizaciones masivas de la arena hacia el interior.

La colonización natural del cordón dunar reconstruido artificialmente es un proceso lento. Si bien la duna costera es un sistema abierto y es continua la llegada de propágulos de tramos dunares cercanos, las dunas construidas se erosionan antes de que la vegetación se instalase y ejerciese la función de estabilización. Por tanto, la revegetación se debe realizar de forma artificial mediante la plantación de especies dunares.

Selección de especies y diseño

Los cordones dunares costeros mantienen una biodiversidad relativamente baja. Si bien, el objetivo de la restauración ecológica es el de devolver a un ecosistema degradado los elementos necesarios para conseguir un equilibrio dinámico similar al natural no es viable económica ni técnicamente plantear un proyecto de restauración de la cobertura vegetal contemplando la reintroducción de todas las especies que en teoría podrían imponer el sistema.

Por ello es preciso seleccionar un número limitado de especies. Aunque todas ellas ejercen su función dentro de este teórico equilibrio dinámico, existen algunas que ejercen un papel fundamental sobre la dinámica eólica de un cordón dunar. En concreto en la Península Ibérica aparecen dos especies particularmente interesantes; la grama marina (Elymus farctus) y el barrón (Ammophila arenaria). La primera se desarrolla especialmente en las dunas embrionarias y la segunda sobre el cordón dunar. Ambas especies son gramíneas perennes, con un sistema radicular muy desarrollado, adaptadas a las condiciones ambientales del litoral, capaces de
dispersarse por el viento y el agua de mar y resistentes al enterramiento por la arena. El barrón es la especie más utilizada en las regiones templadas para la estabilización de arenas.

Si fuera posible técnica y económicamente, es aconsejable aumentar la biodiversidad del sistema con otras especies. Se debe evitar un patrón regular de plantación y adecuar la densidad de plantación a las características climáticas de cada región costera. En la práctica, en España, una densidad de 9 y 5 plantas por cada metro cuadrado es suficiente.

Una vez obtenidas las plantas en vivero, se colocan manualmente, excavando un hoyo de unos 25 cm de profundidad, donde se aloja la planta, procediendo posteriormente a su tapado. Conviene efectuar esta operación en arena húmeda y la planta deberá quedar enterrada unos 10 cm. Con respecto a su nivel original en el lugar de procedencia.

Una de las condiciones indispensables para el uso de plantas procedentes de vivero es que las semillas utilizadas para la revegetación de una zona deban proceder de la misma área geográfica.

Época de plantación

Los momentos más adecuados para realizar las plantaciones dependen de la situación geográfica. En general las plantaciones se realizan durante el otoño e invierno. Si se planta demasiado tarde, se corre el riesgo de no dar tiempo a la nueva planta a desarrollar su nuevo sistema radical lo suficiente como para resistir los rigores del verano.

En las costas andaluzas y mediterráneas el periodo óptimo de plantación es desde la segunda quincena de Noviembre hasta finales de Febrero. Estas fechas dependen de la meteorología reinante y se deben ajustar a las condiciones del momento.

En cuanto a las condiciones meteorológicas; las mejores condiciones son las de cielo  cubierto con humedad ambiental y humedad en el suelo, aspecto que por otra parte ayuda mucho en el proceso de apertura de hoyos de plantación, al mantener la arena más compacta y reducir el desmoronamiento de las paredes del hoyo.

Cuidados posteriores a la plantación

1. Riegos

En nuestras costas, los cuidados que solemos darles a las plantaciones suelen ser riegos de forma esporádica, mediante difusores y en épocas estivales, donde las especies suelen sufrir más carencias.

2. Abonados

Respecto al abonado, no son cuidados necesarios ya que las especies incluidas en los planes de revegetación, no necesitan cuidados de ese tipo.

5. ESPECIES DUNARES

  • Ammoohila arenaria. Barrón, Borró

Costas europeas, desde Noruega hasta el Mediterráneo. Especie herbácea. Es el principal agente fijador de las dunas. Su máximo vigor se da en las dunas secundarias, pero su amplitud ecológica le permite colonizar dunas primarias y terciarias. Su gran capacidad de fijación de arena es debida a sus elásticos tallos, que recubren y protegen los depósitos arenosos frente a la erosión del viento, y a su potente sistema radicular. Es una de las especies prioritarias en los sistemas de revegetación.

  • Atriplex hamilus y A. portulacoides. Salado blanco, Salat blanc

Es un arbusto perennifolio densamente ramificado desde la base, de hasta 2 metros de altura. Corteza y hojas de color blanco-grisáceo, hojas en disposición alterna de formas variables. La floración es en el verano y principios de otoño (de junio a octubre). Las flores masculinas se desarrollan en los extremos, y las femeninas hacia la base. Su habitat natural es la región mediterránea sobre suelos salmos áridos y esteparios, de emulación de salitre en superficie. Adaptada a gradientes de humedad desde semiárido hasta el subhúmedo. Se distribuye desde el nivel del mar, donde encuentra condiciones óptimas de desarrollo en habitats costeros y salinos, hasta los 1.000 metros de altitud.

  • Cakile maritima. Oruga de mar, Rave de mar

Especie anual mediterránea, forma parte de las comunidades de playa, especialmente en
los lugares donde se acumula materia orgánica transportada por el mar, aunque alejada de las zonas más batidas. Es una especie pionera que coloniza los sistemas dunares primarios. Es característica de la primera línea de playa y hasta la base de la primera duna costera. La dispersión de las semillas se puede producir por el transporte de las corrientes marinas, lo que le permite tener una amplia representación en las comunidades de playa seca en el litoral. Es también una de las especies primordiales en el sistema de revegetación dunar.

  • Calystegia soldanella. Campanilla de playa, Campaneta de mar

En toda la costa española, aunque en el suroeste es muy poco frecuente. Planta perenne, inconfundible por la gran flor rosada de pétalos completamente soldados que aparece sobre la arena en verano. De tallos tumbados, reptantes, que crecen arraigados a la arena. Aprecia los suelos nitrogenados, se localiza en dunas primarias, secundarias y en menor medida, en dunas terciarias. Su sistema de tallos enraizantes favorece la fijación de la arena. Su porte rastrero y su propagación vegetativa hacen que sea una especie bien adaptada a zonas de alta movilidad de aren evitando el enterramiento.

  • Crithmum maritimum. Hinojo marino, Fonoll marí

Se encuentra en la zona meridional de Europa, en especial la costa del mar Mediterráneo, donde crece en estado silvestre. Es una hierba perenne y leñosa, con hojas divididas en segmentos lanceolados, son suculentas, de un verde glauco. Toda la planta tiene un aroma bien característico. Las flores son de un color amarillo-verdoso, forman umbelas con largos pedúnculos. Vive tanto en los primeros metros de la playa (dunas embrionarias) como en el interior del sistema costero, formando parte de las dunas consolidadas.

  • Crucianella maritima. Espiguilla de mar o Rubia de mar

Región mediterránea occidental y litoral atlántico. Frecuente en las zonas más septentrionales. Es una planta perenne de base leñosa, con frecuencia aparece inclinada o tumbada, aunque se reproduce por semillas, tiene un notorio crecimiento vegetativo. Estas matas son características de arenales y dunas costeras. Su habitat óptimo son las zonas localizadas tras el primer cordón dunar, donde la movilidad de arena es baja. Sin embargo, puede aparecer en zonas de playa seca y en la ladera expuesta al mar de la primera duna más próxima a la playa en situaciones de, relativamente, escaso aporte de arena.

  • Cyperus capitatus. Chuzo o juncia, Ciper

Región mediterránea y litoral atlántico, escasa en la costa cantábrica. En las Islas baleares no es muy frecuente. Esta especie sólo vive en las playas y dunas litorales. De color verde glauco, presenta inflorescencia compacta, con espiguillas grandes de 2 cm de longitud por 4 mm de ancho; en la base de la inflorescencia hay varias hojas lineales que sobrepasan las flores que le dan un aspecto característico. Las hojas son planas y gruesas. Esta especie tiene rizomas subterráneos que le permiten colonizar el sistema dunar.

  • Echinospora spinosa. Zanahoria marítima o bastarda, Zaforia marina

Región mediterránea. En España sólo en el este, desde Murcia a Gerona y Baleares. Es una planta perenne, carnosa, muy ramificada, de hasta 70 cm de altura. Las hojas terminan en una espina, tiene flores blancas. Es una de las especies que mejor caracterizan las comunidades vegetales colonizadoras de los arenales marítimos en las lunas primarias de la costa mediterránea.

  • Elymus farctus. Grama marina, Jull de platja

En toda la costa española. Esta gramínea con menor porte que el barrón es la especie más característica de las dunas primarias. Es el principal agente vegetal en el proceso de construcción dunar durante sus primeras fases de desarrollo. Si bien no tiene tanta capacidad de fijación como el barrón, estabiliza y recubre las dunas primarias o embrionarias, permitiendo al barrón colonizarlas posteriormente de acuerdo con el fenómeno de sucesión ecológica en los ecosistemas dunares.

  • Ephedra distachya. Trompetera, Trompera

Es un arbusto de hasta 30 cm de altura con hojas pequeñas y escamosas. El "fruto" es un aquenio con brácteas carnosas y una sola semilla. Técnicamente no hay frutos debido a que no hay cárpelos que formen ovarios (gimnospermas). Son generalmente dioicas (sexos separados) y producen conos de un tamaño relativo. Se distribuye en zonas secas, principalmente en las subtropicales y crece en terrenos arenosos.

  • Eryngium maritímum. Cardo marino, Card marí

Especie exclusiva de los arenales y dunas costeras activas del Mediterráneo, Mar Negro y oeste de Europa. Es una planta perenne, se caracteriza por ser muy rígida y espinosa. Sus flores se agrupan en glomérulos compactos que pueden adquirir tonos azules. Florece al final de la primavera. Crece en dunas primarias y principalmente en dunas secundarias, donde contribuye a fijar la arena en profundidad gracias a su gruesa raíz.

Suele ser muy abundante en zonas con cierta presión humana por pisoteo, principalmente en las dunas más cercanas a la playa.

  • Euphorbia paralias. Lechetrezna de las dunas, Lleteresa de platja

Región mediterránea y norte de África. Es una especie perenne, que se caracteriza porque segrega un látex blanco que sale cuando se corta cualquier parte de la planta. Esta especie forma parte de las comunidades de playa y arenales móviles de las costas del Mediterráneo. Posee un potente sistema radical que ayuda a fijar la arena. Es capaz de resistir niveles medios de enterramiento, formando montículos en la playa seca. Se asienta principalmente en dunas secundarias, donde su raíz fija la arena en profundidad.

  • Chamaerops humilis. Palmito, Margalló

Es la única palmera nativa de la Europa continental y la única especie del género. Se
distribuye por las regiones secas a lo largo de la costa mediterránea, desde Italia hacia el oeste, pero excluyendo a Francia. Es abundante en las costas mediterráneas de España, sobre todo en las de Andalucía, y del norte de Marruecos. Sus frutos son ingeridos por mamíferos (el tejón, el zorro, el conejo, ungulados) que, en ocasiones, actúan como dispersantes de sus semillas.

  • Chamaesyce peplis o Euphorbia peplis. Lechetrezna

Litoral mediterráneo, costa atlántica europea y Canarias. Es una planta anual, glauca, algo canosa, postrada sobre el suelo, que tiene las hojas simétricas verdes, a menudo rojizas, con un lóbulo bien visible en la parte basal. Las cápsulas quedan en la parte de abajo de la planta, tocando el suelo. Vive en las dunas y, actualmente, en el norte de la Península y en Cataluña. Es una especie difícil de encontrar, probablemente por la alteración del litoral, además no está incluida en ningún plan de revegetación de la Comunidad Valenciana.

  • Glaucium flavum. Amapola de mar, Cascall morí

Habitats costeros, en lugares arenosos o pedregosos. Es una planta de gran belleza con tallos que alcanzan 10-100 cm. de altura. Bianual o perenne. Florece desde la primavera, en verano y otoño

Hierba que vive en suelos arenosos, generalmente en zonas alteradas de las playas. Tiene unas hojas de color verde glauco con muchos lóbulos y son de consistencia un poco carnosa. Cuando está en flor es muy fácil de reconocer porque desarrolla unas grandes flores amarillas de cuatro pétalos, con muchos estambres de anteras amarillas. No es una especie incluida generalmente en los planes de revegetación, aunque podemos encontrarla en toda la Comunidad Valenciana.

  • Juniperus oxicedrus subsp. Macrocarpa. Sabina

Mediterráneo occidental desde el sur de Francia a Marruecos, S y E de la Península Ibérica.

La sabina es un árbol o arbusto, a veces postrado, de hasta 3 metros, muy ramoso, de copa amplia. Hojas escamosas generalmente dispuestas en cuatro filas. Los frutos o gálbulos tienen forma esférica púrpura al madurar. Esta subespecie vive sobre substratos arenosos donde pueden formar sabinares compactos con ejemplares de gran tamaño.

  • Limonium virgatum. Limonio o siempreviva, Ensopegalls

Toda la región mediterránea. En la Península, en la costa mediterránea, alcanza por el oeste hasta Cádiz y Huelva.

Es una planta perenne, glabras, muy variable. Tiene un tronco corto con hojas lineares más anchas en la parte superior y que a menudo adquieren coloraciones rojizas. Vive tanto en substratos rocosos como en suelos arcillosos de zonas húmedas. Está incluida en los planes de revegetación de toda la Comunidad Valenciana.

  • Lotus creticus. Cuernecillo marino o loto blanco, Lotus marí

Toda la costa de la Península Ibérica, cuenca mediterránea y norte de Áfiica. Es una especie herbácea perenne, leñosa en la base, cubierta por un denso tomento gris plateado. Posee tallos de hasta 1 m., rastreros, ramificados, y es característica de playas y dunas costeras. Está adaptada a condiciones de movilidad de arena, que evita el enterramiento por su porte rastrero. Es frecuente en comunidades de playa seca y en el primer cordón dunar activo.

  • Malcolmia littorea. AIhelí de mar. Viola marítima

Toda la costa de la Península Ibérica. Es una especie perenne cubierta de pelos. Las flores tienen cuatro pétalos de color rosa. Se asienta en arenales y dunas litorales, donde aparece tanto en comunidades de playa seca y primer cordón aunar como sobre sistemas dunares estabilizados. Es frecuente encontrarla con altas coberturas en zonas dunares degradadas.

  • Matthiola sinuata. Violeta de mar

Toda la costa mediterránea. Se trata de una planta de color verde ceniza, con las hojas muy divididas y el contorno un poco ondulado. Las flores de color violeta rosado tienen cuatro pétalos que se disponen en cruz. Los frutos son alargados y comprimidos. Se halla tanto en playas como en sistemas dunares.

  • Medicago marina. Carretón de playa o Mielga marina, Melgó marí

Toda la costa mediterránea. En la comisa cantábrica es muy escasa. Una planta perenne, leñosa en la base, postrada, de entre 10 y 50 cm. de porte y recubierta de pelos blanquecinos que le confieren un aspecto algodonoso. Las flores son amarillas y en sus hojas tienen tres foliólos. Se desarrolla principalmente en dunas secundarias pero puede aparecer en dunas más evolucionadas.

  • Ononis natrix susbp. Ramosissima. Bolina o pegamoscas, Melera

Consta de una mata pegajosa de hasta 60 cm. Con tallos abundantes y ramificados en la base. Es una especie de distribución mediterránea que está presente en los arenales costeros de la Península Ibérica desde las costas catalanas hasta la zona central de Portugal, con una curiosa disyunción en la zona occidental de la costa cantábrica, ya que no está presente ni en la costa gallega ni en la asturiana.

  • Otanthus maritimus. Algodonosa

Toda la costa de la Península Ibérica, aunque en algunos lugares casi ha desaparecido. Es una planta perenne, provista de numerosos tallos subterráneos horizontales, de los que surgen numerosos tallos verticales. Es característico su aspecto algodonoso, tanto que parece de terciopelo y se debe a que está totalmente cubierta de tomento blanco. Es muy abundante en las comunidades de la playa seca y primer cordón dunar. En dunas interiores crece en zonas de baja cobertura vegetal y cierta movilidad de substrato.

  • Pancratium maritimum. Azucena de mar, Lliri de mar

Se distribuye por las costas mediterráneas, ascendiendo por las costas atlánticas sólo hasta la altura de la Bretaña francesa.

Es una planta bulbosa, perenne, con tallo herbáceo blanquecino que coloniza las playas y dunas que no sufren de una contaminación severa. El bulbo es de gran tamaño y puede llegar a alcanzar los 25 cm de largo. Las semillas son negras y brillantes con un tamaño de 1 cm y constan de una cubierta menos densa que el agua que permite que flote en el mar para aumentar las posibilidades de traslado a regiones alejadas de la planta madre. En los cordones dunares se puede encontrar en dunas activas principalmente.

  • Poligomum maritimum. Corregüela de mar, Cenyuc marí

Costas de toda Europa. Región mediterránea, hasta el Mar Negro. Toda la Península Ibérica. Es una especie perenne, de fuerte raíz, leñosa que se localiza en playas y dunas primarias, siempre en lugares de suelos sueltos donde se produce un aporte continuo de materia orgánica por parte de las mareas. Es muy abundante en los arenales recientemente emergidos. Es de las primeras especies que aparecen en el proceso de sucesión primaria de las nuevas zonas emergidas y una de las especies a considerar en cualquier proceso de revegetación.

  • Salsola kali. Barrilla pinchosa, Barrella puntosa

La barrilla es de origen eurasiático, pero hoy se encuentra distribuida por todo el globo. Prefiere los suelos secos y salinos, y es capaz de soportar grandes variaciones de pH y clima. La planta es erecta y no alcanza el metro de altura; muy ramificada desde la base, las ramas se curvan hacia el tallo, lo que le da un aspecto globoso. Las hojas son cilíndricas, algo más grandes en la base, alternas con un ápice espinoso. La "barrilla" florece entre julio y septiembre en el hemisferio norte; las flores son solitarias y miden entre 5 y 9 mm. las semillas son numerosísimas; una planta puede llegar a producir un millón.

  • Silene ramosissima

Norte de África y Mediterráneo occidental, desde la costa portuguesa hasta Tarragona. Hierba anual, cubierta en su totalidad de abundantes pelos glandulosos que le hacen viscosa al tacto y que produce que los granos de arena se adhieran a su superficie. Las hojas son enteras y ligeramente suculentas. Las flores, se hallan reunidas en inflorescencias de color rosado, con los pétalos bífidos y el cáliz recorrido por 10 nos marcados y dientes agudos. Se puede encontrar en dunas secundarias principalmente.

  • Teucrium dunense. Hierba del humor. Timó blanc

Pequeña mata de tallos de hasta 35-40 cm de altura y aspecto blanquecino-grisáceo, con las ramas exteriores ligeramente postradas, decumbentes. Hojas opuestas o en fascículos, lineares o levemente lanceoladas, sin peciolo o con este muy poco desarrollado, crenadas, a veces dentadas, de hasta 2 cm de longitud, cubiertas de pilosidad densa, pubescente, lanosa. Flores numerosas, en panícula abierta, agrupadas en varias cabezuelas, en ocasiones con forma de corimbo. Cáliz tubular y corola unilabiada, con cinco piezas, de hasta 9 mm, blancas. Fruto de tipo núcula.

Vive en claros de matorrales y pinares, en dunas y arenales litorales principalmente, lejos del efecto de la maresía. También en arenas de interior. Planta del Mediterráneo occidental, ampliamente distribuida en la mitad sur y este de la Península Ibérica.

6. ESPECIES IVASORAS

  • Agave americana. Pitera

El género Agave comprende unas 100 especies, los hay muy grandes mientras que otros miden unos centímetros. Son casi todos originarios de México y se encuentran naturalizados en otros muchos sitios, por ejemplo, en España.

Es un arbusto que posee hojas largas, glaucas (color como gris-azulado), dispuestas en roseta basal y una floración espectacular. Emite un tallo floral de 10 ó 12 metros de altura cuando la planta llega a su madurez, entre los 10 y 20 años de edad. Cuando termina la vida de este escapo floral (meses) la planta muere.

Es una especie que se encuentra muy establecida en todo el territorio valenciano, donde se encuentra asociada a bordes de camino y tierras removidas con anterioridad. Es una especie catalogada como invasora y cuya retirada requiere seguir unas medidas propias. Si la especie es relativamente pequeña, es necesario eliminarla con métodos manuales como azadas, legonas y palas, asegurándonos que hemos eliminado toda zona subterránea del agave. Si la especie es demasiado grande, es mejor usar métodos mecánicos como desbrozadoras u otros.

En zonas donde se han eliminado ágaves, por ejemplo Almenara, La Llosa y AIcocebre, las especies encontradas son de un tamaño muy reducido, de unos 10 cm. más o menos, y su eliminación ha sido manual, sin ninguna incidencia al respecto.

  • Arundo donax. Caña

Originaria de la India, está muy naturalizada y extendida sobre todo en barrancos y ríos, donde forma enormes masas que además de desplazar a la vegetación propia de ribera, causa inundaciones al taponar los cauces por donde discurre el agua. Debe eliminarse de raíz, requiriendo maquinaria pesada. Es una de las 100 especies más invasoras del planeta y está catalogada como planta invasora en toda la Comunidad Valenciana.

Se la puede encontrar en casi todos los ecosistemas dunares, aunque de forma principal en Torrelasal y Alcocebre. La eliminación de los rastrojos de Cañas también debe seguir un proceso específico para este caso. Aunque no es recomendable, en nuestro caso se ha procedido a eliminar las cañas encontradas mediante unas tijeras de podar, cortando las cañas por su parte inferior y dejando las partes subterráneas sin eliminar. Es un método poco recomendable por su crecimiento mediante bulbos soterrados, pero, eliminarlos de forma responsable y definitiva es muy costoso y es necesario repetirlo durante ciertos años. Es una especie que está ampliamente distribuida por Alcocebre, Torrelasal y algo en Almenara y Peñiscola.

  • Opuntia spp. Chumberas

Este extenso género abarca plantas de muy diferentes tamaños. Son plantas muy rústicas y ramificadas, con ramas muy extendidas o inclinadas. Las flores de estas plantas son grandes, muy abiertas, de aspecto de sativa y de colores que varían entre el amarillo, naranja, rojo y hasta púrpura, aparecen en las areolas, en los bordes de los segmentos, pudiendo nacer incluso en las areolas de los frutos.

Se trata de una especia catalogada como invasora en toda la Comunidad Valenciana, además de tener la superficie de afección muy extensa. En el caso de las Chumberas, su extensión suele ser muy amplia, con ejemplares que suelen llegar a los 2-3 metros. En el caso de las zonas de playas, esta extensión suele ser más ligera con 2-3 plantas por zona y cuya eliminación se ha realizado con métodos manuales como azadas, legonas v palas. Es importante eliminar toda zona subterránea que encontremos ya que las nuevas plántulas nacen de zonas soterradas de otros años.

  • Carpobrotus edulis. Uña de gato

Se trata de una planta perenne de porte rastrero, suculento, con una longitud del tallo de hasta 2 m. Las hojas son de color verde vivo, a veces púrpura en los extremos, y ahusadas, con textura cérea y sección triangular, curvadas hacía arriba, de unos 1 dm de largo. En suelos muy salinos, pueden poseer una especie de costra salina que les da un color blanquecino en superficie. Florece durante la transición de la primavera al verano.

Es oriunda de Sudáfrica, pero hoy día se encuentra prácticamente en todas las áreas templadas del mundo, sobre todo en las zonas costeras. Hoy se emprenden medidas de control para evitar la afectación de la flora autóctona.

El carácter invasivo de la especie no sólo es pernicioso por agotamiento de los suelos o, simplemente, por el hecho de imposibilitar el arraigamiento de especies autóctonas en zonas muy ricas en biomasa de la especie alóctona, sino que se ha demostrado la competencia polínica: estas especies, productoras de polen en grandes cantidades, atraen selectivamente a los insectos polinizadores, que no desempeñan adecuadamente su rol ecológico con las especies menos abundantes, locales, que ven mermada su producción. Es una especie que actualmente presenta una regresión importante en todo el territorio principalmente por las intensas labores realizadas en los años anteriores.

En el caso de esta especie, hemos utilizado material manual para su erradicación. Es una especie relativamente fácil de eliminar. Hay que ser consciente de la eliminación tanto de las partes aéreas como de las soterradas ya que la especie se reproduce por estolones que nacen de partes subterráneas no eliminadas de años anteriores. Se han encontrado zonas de Carpobrotus en Alcocebre principalmente, ya que la zona de Almenara está ya prácticamente erradicada.

  • Datura stramonium. Estramonio

El estramonio es una planta venenosa cosmopolita, de la familia de las solanáceas naturalizada en zonas templadas de todo el mundo. El género Datura contiene varias especies parecidas y polimorfas, todas ellas tóxicas de las cuales esta es la más extendida. Crece en zonas cálidas eutrofizadas. La planta desprende un olor fuerte y es llamativa, además de fácilmente reconocible por sus flores y por su fruto.

Aunque es planta nativa de Sudamérica, en la actualidad es cosmopolita y muy común en Europa, donde se usa en jardinería. En España y otras zonas de clima templado crece desde el nivel del mar, especialmente en terrenos que han sufrido perturbaciones y tienen altos contenidos en nitrógeno como huertas recién labradas y terrenos removidos para construcción, entre otros.

Actualmente no está considerada como especie invasora aunque los problemas derivados de su presencia suelen ser muy perjudiciales. Están ampliamente desarrolladas principalmente en Alcocebre, Torreblanca y principalmente Torrelasal, donde su presencia representa un problema para el mantenimiento de la zona dunar y el sistema del saladar. Para su erradicación es necesario eliminar toda parte aérea y principalmente sus semillas que caen al suelo cuando arrancas la especie.

  • Agave. Aloe

Es una planta perenne resistente a terrenos áridos. Las hojas crecen desde el suelo, grandes, lanceoladas y carnosas de color blanco-azulado o blanco-grisáceo, saliendo todas desde el centro donde permanecen enrolladas a un tallo central. Todas las hojas terminan en el ápice en una aguja fina de unos 5 cm de longitud y de hasta 1 cm de ancho en su parte menos extrema. Florece una sola vez en su vida y muere tras esta floración, un fenómeno conocido pomo monocarpismo. Cada flor tiene un tamaño de unos 5 a 10 cm, y son polinizadas habitualmente por murciélagos.

Actualmente es una de las especies consideradas como invasoras de nuestra Comunidad Valenciana. Se han encontrado zonas de máxima presencia en Almenara y La Llosa, aunque los ejemplares son de tamaño muy reducido, de unos 8-15 cms de tamaño aproximadamente. Su eliminación ha sido mediante manuales, mediante azadas, y eliminando las partes soterradas para impedir germinación secundaria.

  • Chenopodium spp. Bledos, cenizos o quinoas

Es una planta que se renueva todos los años. Su altura varía mucho según la zona en la que se encuentre; así, puede medir desde un palmo de altura a un metro. Los tallos son delgados y bastante erguidos, con numerosas hojas que los rodean y que pueden ser verdes por completo o un poco blanquecinas por el reverso.

Esta planta se encuentra por todo el mundo, a pesar de ser originaria de Europa, y normalmente se la ve en zonas llenas de escombros o en los bordes de caminos. Es considera como una de las principales malas hierbas a nivel mundial. Esta especie es originaria de Europa y en la actualidad está distribuida por todo el mundo.

Se encuentra muy distribuida por toda la zona de Almenara principalmente y de Torreblanca. Se alcanzan alturas importantes, de unos 2 metros pero su eliminación es fácil, simplemente con arrancar la parte aérea es suficiente.

  • Patatera

El género Solanum comprende varias especies como S. dulcamara, S. nigrum, y S. tuberosum. Además contiene tres especies cultivadas a nivel mundial: la patata, el tomate y la berenjena. Es un arbusto de máximo 1,5 metros de altura, con tubérculos subterráneos, fruto en forma de bayas carnosas y flores agrupadas en panículos. Solanum es uno de los géneros más grandes de Angiospermas, con más de 1500 especies. Es de distribución mundial, con la mayor concentración de especies en el trópico y subtrópico. No obstante, la mayoría de las especies de Solanum son originarias de Sudamérica, especialmente en los Andes.

Se asienta principalmente en terrenos alterados y nitrifícados, con intensa influencia atropozoonótíca como escombreras, solares, ecosistemas dunares, etc... No es una especia catalogada como invasora pero su eliminación es importante en zonas como Almenara, donde el aporte de áridos del exterior, ha invadido el ecosistema con especies de nitrófilas como esta Patatera o incluso la Olivarda. Su eliminación es fácil, mediante el arranque de la parte aérea que suele ser suficiente.

  • Inula viscosa. Olivarda

Es una hierba perenne con la base leñosa de 0'4 a 1’5 m. Ramificada y erecta, con hojas alternas, dentadas y lanceoladas. Toda la planta está llena de pelos glandulares muy pegajosos. Sus flores son amarillas reunidas en capítulos cilíndricos. Florece de agosto a noviembre.

Está presente en suelos removidos de campos abandonados, márgenes de caminos y bancales, solares, ejidos, escombreras, etc. No está catalogada como planta invasora, aunque no es recomendable su crecimiento en zonas dunares restauradas por su poca idoneidad al ecosistema. Puede encontrase en gran número tanto en Torrelasal como Almenara (en Torrelasal, la Olivarda ha afectado a zonas dunares ya consolidadas) Su eliminación es fácil, simplemente con el arranque de las parte aérea suele ser suficiente.

  • Portulaca oleracea. Verdolaga

Es una planta anual suculenta que puede alcanzar hasta 40 cm de altura. Es nativa de la India y del Oriente Medio y aunque está naturalizada mundialmente, en algunas regiones es considerada maleza. Las semillas son pequeñas vainas, que se abren cuando la simiente está lista. Tiene tallos lisos, rojizos, mayormente postrados; hojas alternas.

Florece a fines de primavera, y continúa hasta mediados del otoño. Tolera suelo pobre, compactado, y la sequía. Aunque es considerada como maleza en EE. UU., puede comerse como verdura, suponiendo que se obtenga de una fuente tal que se pueda suponer tranquilamente que no contiene venenos -herbicidas o fumigación general. Tiene un sabor ligeramente ácido y salado, y se consume mucho en gran parte de Europa, Asia y México.

7. MANTENIMIENTO DEL SISTEMA DUNAR

A. Eliminación de especie invasora: Datura

La Datura stramonium (Estramonio) es una de las plantas invasoras con mayor impacto en nuestras costas. Durante los últimos teres años, ha sido eliminada de nuestras playas por la cuadrilla de jardinería de la Dirección Provincial de Costas, trabajo realizado principalmente durante los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre. Debido a la temporalidad de nuestro trabajo, sería recomendable que se pudiera realizar otra eliminación de dicha especie durante la temporada primaveral. Su limpieza se hace mediante métodos manuales principalmente, aunque también existen zonas donde la densidad es tan alta que puede realizarse mediante métodos mecánicos como las desbrozadoras. Es importante eliminar todas las semillas depositadas en el suelo para evitar posteriores germinaciones.  Su localización se da principalmente en Torreblanca y Torrelasal, problemática de esta especie pone en Ia restauración de dunas costeras

Eliminación de otras especies

Además de Datura, existen otras especies a eliminar como la Olivarda, la Uña de gato, el Aloe, etc... En estos casos sería necesario seguir las recomendaciones incluidas en el apartado de especies invasoras.

B. Poda y Desbroce

Existen especies cercanas al borde del mar o a pasarelas peatonales, que necesitan ser podadas o desbrozadas para darles un aspecto más vistoso. Son generalmente especies naturalizadas de Pinus halepensis, Atriplex halimus, Juniperius oxicedrus, etc… y otras ornamentales como el Tamarindo. La poda o desbroce puede realizarse con métodos mecánicos como desbrozadoras, asegurándose que las especies vegetales presentes no dificultan el paso de los viandantes por las pasarelas.

C. Recogida de basura

Además de la eliminación de especies invasoras nuestra labor también incluye la limpieza de basura de la zona del DPMT. Se trata de botellas, anzuelos, cajas de gusanos, tapones, etc... que se encuentran en la playa y que eliminamos mediante métodos manuales.

Limpieza de pasarelas y duchas

La limpieza de pasarelas y duchas incluye el barrido de arena principalmente de las pasarelas y la eliminación del soterramiento de arena principalmente de las duchas. Para realizar este trabajo se necesita barredoras, además de legonas y palas necesarias para eliminar las zonas con gran aporte de arena que se concentran en las duchas y zonas finales de las pasarelas de madera.

8. CONCLUSIONES

El objetivo de este documento es la infonnación sobre las zonas de regeneración dunar que se encuentran en nuestras costas, además de proporcionar una guía para el mantenimiento de las mismas.

El mantenimiento de dichas zonas debería incluü- los cuatro apartados (Eliminación especies invasoras, poda y desbroce, recogida de basura y limpieza de pasarelas y duchas) a realizar principalmente en primavera donde las especies han crecido lo suficiente para su eliminación. Además, la época idónea para la erradicación de la Datura es primavera, donde la planta ha crecido lo suficiente como para poder arrancarla y donde las semillas no están lo suficientemente secas como para caer al suelo.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png