Hábitats de Interés Comunitario en los Senderos Azules

El análisis cartográfico del Banco de Datos de la Naturaleza, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha permitido elaborar los siguientes mapas en los que se detalla la presencia de cada uno de los Hábitat de Interés Comunitario de ámbito litoral en la Red de Senderos Azules.

1. AGUAS MARINAS Y MEDIOS DE MAREAS

Generic placeholder image

Las aguas marinas y medios de marea integrados en los Senderos Azules de Galicia albergan diversos hábitats considerados de interés por la Comisión Europea. Entre estos podemos mencionar los bancos de arena y fondos arenosos sumergidos y cubiertos por agua marina poco profunda. Sobre estos fondos se desarrollan praderas de plantas marinas (Zostera marina) y algas. En estos ambientes la fauna es rica y diversa en invertebrados y peces.

Los estuarios son también un tipo de hábitat propio de la desembocadura de los ríos, donde se acumulan sedimentos de origen fluvial influenciados por la acción de las mareas y donde se mezclan aguas dulces y saladas. En los estuarios existe un gradiente de salinidad, desde la zona de entrada del agua dulce, en el interior, hasta el mar abierto. Poseen una rica comunidad de invertebrados, constituyendo lugares de gran importancia para las aves nidificantes, que encuentran en los estuarios refugio y alimento. Distintas especies de peces migratorios, como la anguila (Anguilla anguilla), emplean los estuarios como lugar de paso y aclimatación.

Las lagunas costeras presentan una salinidad variable con vegetación acuática. Están comunicadas con el mar o aisladas parcialmente mediante barras arenosas. Se incluyen en este hábitat las salinas costeras. La vegetación de las lagunas costeras, integrada por plantas acuáticas sumergidas, flotantes o anfibias, varía con la salinidad, profundidad y disponibilidad de agua dulce. En los bordes de las lagunas crecen matorrales, juncales y carrizales ligados a la humedad del suelo. Las aves son el grupo faunístico más representativo de este hábitat. Especies como la avoceta común (Recurvirostra avosetta) o la cigüeñuela común (Himantophus himantophus) vadean con sus largas patas las orillas en busca de alimento.

Ir al mapa del tipo de hábitat

2. ACANTILADOS MARÍTIMOS Y PLAYAS DE GUIJARROS

Generic placeholder image

Los acantilados litorales atlánticos albergan las comunidades vegetales que constituyen la primera banda de flora de las costas rocosas. Esta vegetación es reemplazada, hacia el interior, en la zona cántabro-atlántica, por brezales. Destacan en estos medios el hinojo de mar (Crithmum maritimum) y los céspedes de Festuca rubra. Son características de este hábitat distintas especies de Limonium, además de otros endemismos o especies muy adaptadas a estos medios tan restrictivos. La avifauna que descansa o anida en acantilados marinos está representada por el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), la gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) o el cada vez más escaso arao común (Uria aalge).

Otro hábitat encuadrado en este grupo lo constituyen las comunidades de plantas adaptadas a la salinidad que colonizan zonas de la playa donde el oleaje deposita y acumula numerosos restos de materia orgánica. Estas comunidades se desarrollan sobre sustratos arenosos o pedregosos. Son características de este hábitat las plantas con hojas carnosas (Cakile marítima, Salsola kali, Atriplex rosea o Beta marítima). Las comunidades de estas plantas se encuentran, cada vez, más fraccionadas en su hábitat primario como consecuencia de la limpieza periódica de las playas y de numerosas actividades antrópicas agresivas con el ecosistema costero. Estos medios son visitados por aves costeras, como chorlitejos (Charadrius sp.) y gaviotas (Larus sp.) que se alimentan de los muchos invertebrados que habitan estas zonas.

Ir al mapa del tipo de hábitat

3. MARISMAS Y PASTIZALES SALINOS

Generic placeholder image

En las marismas y pastizales salinos se desarrollan comunidades vegetales pioneras, propias de suelos ricos en sales. Este tipo de hábitat se distribuye por las regiones costeras atlánticas, penetrando también en los saladares interiores de la península Ibérica. Especies de flora como Salicornia ramosissima forma extensas poblaciones. También son característicos de este tipo de hábitat los pastizales del género Spartina que tapizan la zona intermareal de las marismas costeras.

Hacia el exterior de las marismas, en las zonas con menor influencia del agua marina, aparecen praderas de juncos (Juncus maritimus) que forman una segunda banda de vegetación. La fauna asociada a estos medios es muy parecida a la de otros hábitat húmedos y salobres, destacando especies como la cigüeñuela (Himantopus himantopus) o la garceta común (Egretta garzetta).

Ir al mapa del tipo de hábitat

4. DUNAS MARÍTIMAS

Generic placeholder image

Los sistemas dunares presentan diversas fases atendiendo a su evolución morfológica. Estos hábitats están compuestos por formaciones herbáceas. Las dunas se generan cuando la vegetación colonizadas arenales móviles de primera línea de playa. La vegetación de dunas embrionarias se da en costas arenosas que no han sufrido alteraciones. El asentamiento de esta vegetación favorece la acumulación de arena que formará tierra adentro las dunas fijas. La planta más común de las dunas embrionarias es Elymus farctus. Con ellas crecen unas pocas especies litorales, como Honckenya peploides, Euphorbia paralias, Eryngium maritimum o Pancratium maritimum.

La segunda banda del sistema dunar está compuesta por dunas móviles colonizadas por el barrón (Ammophila arenaria). Forman grandes montículos de arena en los que el sustrato es inestable debido a la influencia del viento. El barrón proporciona a las dunas móviles una mayor cobertura que la existente en las dunas primarias. La diversidad florística aumenta en este tipo de dunas, con especies como: Pancratium maritimum, Otanthus maritimus, Medicago marina, Eryngium maritimum, Lotus creticus, Calystegia soldanela. Entre la fauna de las dunas destacan los escarabajos. Entre los vertebrados aparecen reptiles como la lagartija colilarga (Psammodromus algirus) y aves que utilizan las dunas como lugar de descanso.

Las dunas terciarias o grises se desarrollan sobre suelos fijos y están colonizadas por herbáceas y pequeños arbustos resistentes a la influencia del viento marino. Constituyen la tercera banda del gradiente dunar. En estos ambientes la intensidad del viento disminuye y permite la estabilización del suelo y la acumulación de materia orgánica, lo que favorece el crecimiento de una comunidad vegetal más rica y diversa. En Galicia, este tipo de dunas están dominadas por especies del género Armeria, acompañadas por Crucianella marítima, Iberis procumbens y Thymus carnosus.

Ir al mapa del tipo de hábitat

5. BREZALES Y MATORRALES

Generic placeholder image

Los brezales son hábitats dominados por formaciones vegetales en las que dominan brezos (Erica) que se desarrollan sobre suelos húmedos. Este tipo de hábitat es propio de suelos ácidos con elevada humedad. Son espacios comunes en áreas de media montaña, piedemontes y depresiones donde se acumula agua. Los matorrales más abundantes están constituidos por el brezo de turbera (Erica tetralix), a menudo acompañado de otras especies de brezos (Erica ciliaris, Calluna vulgaris) y genistas.

En los acantilados de las costas cántabro-atlánticas, sometidos a la influencia directa del viento marino, se desarrollan brezales arbustivos dominados por Erica vagans y tojo (Ulex europaeus). Estos brezales penetran en zonas del interior a través de los valles montañosos. La lagartija de turbera (Lacerta vivípara) es una especie animal característica de estos entornos.

Ir al mapa del tipo de hábitat

6. FORMACIONES HERBOSAS NATURALES

Generic placeholder image

Los prados húmedos de hierbas altas son formaciones herbosas naturales, generalmente formados por un estrato herbáceo inferior y otro superior de especies con aspecto de junco. Estos prados se desarrollan sobre suelos con una alta humedad. Son muy comunes en hondonadas que acumulan agua en época de lluvias, así como en las riberas de ríos y arroyos, donde acompañan a choperas y saucedas.

Aunque el aspecto de estos prados es homogéneo, presentan una gran diversidad de flora. Destacan especies como: Scirpus holoschoenus, Cyperus longus, Carex mairii o Juncus maritimus. También son comunes herbáceas como el trébol, la menta o diversas especies de orquídeas.

Ir al mapa del tipo de hábitat

7. HÁBITATS ROCOSOS Y CUEVAS 

Generic placeholder image

Dentro de este grupo de hábitats podemos encontrar los roquedos con vegetación pionera que se desarrolla sobre repisas, rellanos y roquedos con suelos incipientes que son colonizados por plantas que presentan gruesas hojas donde acumulan agua, también conocidas como planas crasas. Sobre las superficies rocosas se generan suelos incipientes derivados de la meteorización de la roca madre. Estos suelos tienen una limitada capacidad para retener agua, por ese motivo la flora que aquí se instala es resistente a la sequía y presenta estructuras especializadas para retener el agua. Las especies de flora más características de este tipo de hábitat son las pertenecientes al género Sempervivum, caracterizadas por crecer formando matas o rosetas.

Ir al mapa del tipo de hábitat

8. BOSQUES 

Generic placeholder image

El tipo de bosque más presente en los Senderos Azules de Galicia son las alisedas, que se distribuyen a lo largo de las riberas de los cursos fluviales. Es un bosque que se sitúa en primera línea respecto al cauce, sobre suelos muy húmedos o encharcados. Son bosques cerrados, sobre todo en los barrancos angostos, donde forma densas galerías. La falta de luz limita la presencia de árboles leñosos, aunque en las áreas más abiertas se pueden observar ejemplares de majuelo (Crataegus monogyna), saúco (Sambucus nigra) y diversas especies de sauces (Salix). Las alisedas se acompañan de forma habitual por fresnos (Fraxinus excelsior), álamos temblones (Populus tremula), abedules (Betula alba) y olmos (Ulmus glabra). La fauna de las alisedas está muy ligada a la presencia de agua, con aves como la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea), el mirlo acuático (Cinclus cinclus), o mamíferos como la nutria (Lutra lutra).

Otro tipo de hábitat boscoso que se da en los Senderos Azules son los robledales dominados por el melojo (Quercus pyrenaica), que generalmente está asociado al carballo (Quercus robur). Crecen sobre suelos ácidos y pueden crecer hasta los 1.600 m. Son bosques relativamente pobres, aunque en ocasiones se acompaña de arces (Acer monspessulanum), serbales (Sorbus aria, Sorbus aucuparia) o acebos (Ilex aquifolium). En el estrato arbustivo destacan el majuelo (Crataegus monogyna) y diversas especies de rosas y madreselvas.

Finalmente, las galerías y matorrales ribereños son áreas boscosas que bordean algunos cauces. Es un hábitat característico del clima mediterráneo, pero en Galicia se localiza marginalmente en fondos de barrancos donde encuentran un microclima favorable. Destacan algunas especies arbustivas de sauce (Salix atrocinerea) y el mirto (Myrica gale).

Ir al mapa del tipo de hábitat