7. Son Caios y Illot de Sa Galera

Se encuentra situado justo delante del caló de Son Caios a unos 150 metros de la costa, separado por un estrecho de poca profundidad. Hace unos 50 metros de largo y su máxima elevación es de 7’3 metros. A pesar de que no se sabe con certeza el origen de su topónimo se cree que puede ser debido al naufragio o varada accidental de alguna galera.

Los hallazgos que se han hecho lo convierten en uno de los yacimientos más importantes de la época púnica del Mediterráneo occidental, confirmando una historia de actividad humana de 4.000 años y la presencia de cabañas y materiales que datan de las épocas pretalayótica, talayótica o púnica.

En la parte oriental hay una pequeña cueva funeraria de planta circular y estructura semiesférica que los arqueólogos datan en la edad de bronce (1.000 a 3.500 años aC). En la parte central hay restos de los cimientos de una construcción supuestamente postalayòtica de planta posiblemente cuadrangular. En la parte de levante hay restos de una antigua cantera, excavada a poca distancia del borde.3

El islote de sa Galera está rodeado de praderas de posidonia. En este hábitat se pueden encontrar especies de peces como la oblada (Oblada melanura), el sargo (Diplodus sargus), el esparrallón (Diplodusannularis), el pargo (Pagrus pagrus), la salpa (Sarpa zarpa), el serrano (Serranus cabrilla) o la doncella (Corionsjulis). 

Por último, las medusas que podemos encontrar si nadamos en esta playa son elacalefo luminiscente (Pelagia noctiluca) de naturaleza extremadamente urticante, la medusa común (Aurelia aurita) que tiene una picadura dolorosa, la medusa de huevo frito (Cotylorhiza tuberculata) que su picadura es muy leve y el hidrozoovela de mar (Velella velella) que no produce picadura.

Al tratarse de un pequeño islote, en esta zona se pueden observar algunas aves marinas típicas, especialmente el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), que se puede ver todo el año nadando y pescando cerca de la costa o encima las rocas de la zona. También se pueden observar durante todo el año gaviotas como la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) y la gaviota de Audouin (Larus audouinii), especie endémica del mediterráneo.

Además, durante el otoño y el invierno se pueden observar en la zona otras especies de aves marinas como el cormorán grande (Phalacrocoraxcarbo) y la gaviota (Croicocephalusridibundus).

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png