6. Patrimonio Etnográfico

Cabo Udra no constituye sólo un espacio de gran valor ecológico, sino que en este entorno se sumergen también auténticas joyas de nuestro patrimonio etnográfico vinculadas a la ganadería y a la pesca más artesanal.

Entre las rocas se esconden los chozos o cuadras de Chan de Esqueiros, utilizadas por los pastores como refugio entre finales del siglo XIX y mediados del XX. En las playas varan aún embarcaciones tradicionales como el bote polbeiro y la dorna, probablemente de origen vikingo. Completan el recorrido algunas casas marineras y los vestigios de dos fábricas de salazón. En la de Ancoradouro sólo quedan algunos restos, pero la de Mourisca, de propiedad privada, es una de las mejor conservadas. Tras sus muros pervive el ancestral sistema de presas y lagares para conservar el pescado en sal, una metodología heredada de los romanos.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png