6. Las Dunas Litorales

Las dunas costeras corresponden a montículos de arena sujetos a la acción del viento. Se encuentran en todas las costas arenosas, en la orilla de ríos, lagos o del mar. Adquieren diversidas formas y tamaños, y presentan una altura variable, desde menos de un metro hasta centenares. 

Las dunas más abundantes son las marinas, pues hay más costas colindando con el mar que cualquier otra masa de agua. Estas requieren la coincidencia de tres “ingredientes” para su formación: sedimentos de tamaño adecuado, viento intenso y obstáculos (plantas, rocas, troncos, etc.). Los obstáculos más eficaces son las plantas, ya que crecen a medida que se va depositando la arena. 

Siguiendo el recorrido del sendero, se observan amplios sistemas dunares en un excelente estado de conservación, sobre los que se desarrolla una vegetación especialmente adaptada con extensas raíces que ayudan a las plantas a fijarse a las dunas.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png