6. A Insua y Salinas

En este entorno natural, con el pinar bordeando la playa, se puede observar la unión del río y el mar con unas inmejorables vistas hacia la desembocadura. Dispone de paneles informativos y merenderos.

A Insúa es undona pequeña isla que provoca gran curiosidad por su historia. Situada en plena desembocadura, estuvo habitada durante siglos. En 1392 se edificó un convento franciscano que subsistió gracias a los ativos de los pescadores. En el siglo XVII se construyó una fortaleza y, en épocas recientes, un faro guía a los barcos. En el Puntal se localizaron varias “salinas” compuestas por piedras rebajadas unos centímetros en su superficie, donde se depositaba agua salada para que, una vez evaporada, se obtuviese la sal. Estos elementos han sido revalorizados gracias a su identificación mediante el vallado y un panel informativo.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png