5.El Mar

La Isla y el mar son compañeros inseparables, ya que los recursos marinos son su principal fuente de ingresos desde tiempos inmemoriales. El amanecer en A Illa de Arousa trae consigo el aroma a mar y sal. Las actividades marineras, marisqueras y pesqueras son una vivencia cotidiana para todos sus habitantes. Diferentes puertos, paseos marítimos, embarcaciones, aperos y artes pueden contemplarse en su visita: gamelas, barcos de batea, la dorna, la planeadora, la batea, la forma más característica de criar mejillón; la nasa, que se emplea para coger marisco; los rastros o raños para coger bivalvos, etc. No hay rincón en la Isla donde no se encuentre alguna señal de estas actividades marineras, pero es en el Puerto de O Xufre y en los alrededores de la lonja de marisco donde el bullicio marinero se muestra en su máximo esplendor.

El Molino de Mareas, en la Ensenada Brava, es una buena muestra más de la sabiduría popular y de la estrecha relación que siempre hubo entre la vida de los isleños, la tierra y el mar. El Faro de Punta Cabalo, ubicado entre las rocas en un lugar estratégico para avisar a los marineros, es idóneo para los visitantes por su incomparable belleza. El Mirador O Con do Forno, al pie de su figura, se puede contemplar una maravillosa vista panorámica de toda la isla. Es interesante observar la colocación del pueblo alrededor de las zonas más cobijadas de las fuerzas del mar y el viento, y hacia el Sur el Espacio Natural de O Carreirón, y a su alrededor la maravillosa y recortada costa de la Ría de Arousa.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png