3. Las Playas

La singularidad de ser una isla y su costa recortada origina que esté rodeada de playas y calas, todas ellas diferentes en su tamaño, forma, arena, etc., pero cada una de ellas con nombre propio que dan forma a la silueta de este siete en el centro de la Ría de Arousa.

A lo largo del trayecto, además de contemplar la diferente vegetación marítimo-terrestre, es imprescindible recrearse y disfrutar de sus playas. La primera de ellas, la playa de O Bao, con su canto rodado, es una de las zonas más representativas del marisqueo por la gran cantidad de nutrientes que posee. En sus cercanías se sitúan sus jardínes y un área recreativa para niños. Su entorno es natural y peculiar por su cercanía al puente que une el municipio con Vilanova de Arousa. La siguiente playa a destacar, sobre todo por su galardón Bandera Azul, es la playa de Camaxe, muy unida a la anterior, posee una arena muy gruesa, siendo una de las playas más grandes que posee el municipio. Equipada con zonas de aparcamiento, servicio de socorrismo y aseos, en la época estival es una de las playas más emblemáticas de A Illa de Arousa. Su proximidad a una zona de rocas hace que muchas veces se puedan divisar diferentes aves como el cormorán. El trayecto nos detiene esta vez en la Playa de Lavanqueira y, posteriormente, en las playas de Conserrado y Salinas, las tres diferentes en su tamaño pero caracterizadas por su arena fina. Playas con zonas de arboleda hacen que sean muy tranquilas y agradables en cuanto a sus vistas a los municipios cercanos, el paso de aves, la riqueza de su vegetación, etc. Por último, la playa de Camaxe, cierra el circuito de la senda pero abre el camino al pulmón de la Isla, el Espacio Natural de Carreirón, una de las zonas protegidas del municipio.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png