2. Puerto de San Ciprián

Durante siglos, San Ciprián fue utilizado como puerto y fondeadero, posiblemente desde los albores de la humanidad, puesto que sabemos que este lugar estuvo habitado en la prehistoria por asentamientos que, ya de aquella, consumían productos del mar.

En 1933, el llamado puerto era en realidad un abrigado fondeadero para buques de mediado porte formado por el islote Anxuela y la Península de San Ciprián. Pese a sus buenas condiciones naturales, carecía de obra ninguna que permitiese realizar con comodidad las operaciones de carga y descarga de pesca y mercancías. El islote Anxuela hacía a las veces de dique natural, proporcionando un gran abrigo. 

Era indudable que, como mínimo, convenía construír en San Ciprián un muelle-embarcadero donde pudiesen atracar los barcos de cabotaje. Es así como empiezan las obras portuarias, a partir de la década de 1930. La construcción del muelle finaliza en los años cuarenta.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png