2. Fauna

En la franja litoral hay una gran diversidad de especies animales, desde las marinas como crustáceos, moluscos y peces, hasta las que encuentran sus recursos en el mar, en su mayor parte, aves marinas y otras que viven ligadas a los acantilados. Los vertebrados presentes se encuentran condicionados por el considerable grado de humanización y la pérdida de hábitat potenciales. Son las aves, algunos anfibios, reptiles y pequeños mamíferos los grupos de mayor interés que pueden observarse en el área del Cabo de Peñas. Es significativa la presencia del cormorán moñudo, el paiño europeo y la gaviota patiamarilla que nidifican, especialmente, en la isla La Herbosa.

La gaviota patiamarilla (Larus michaellis) mantiene una colonia de varios cientos de parejas reproductoras. El paiño europeo (Hydrobates pelagicus) es la más pequeña de las aves marinas europeas. El Cabo Peñas y la Punta de la Vaca son lugares privilegiados para la observación de aves marinas que durante el otoño pasan por delante de la costa asturiana siguiendo las rutas migratorias hacia el oeste. Durante el paso prenupcial de primavera las aves no son tan visibles porque parecen seguir una ruta más alejada de la costa. En la ensenada de Bañugues recalan muchas aves, especialmente limnicolas (zarapitos, correlimos, archibebes, ostreros, etc.), adaptadas a alimentarse en los fondos fangosos. En cuanto a los anfibios, en las lagunas temporales de la rasa del Cabo Peñas vive la rana de San Antón (Hyla arborea), escasa en Asturias debido a la desecación de zonas húmedas. En los matorrales y bordes de setos se encuentran el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), endemismo del noroeste de la Península. Una singularidad insular es el reptil Podarcis muralis rasquinetti, una subespecie de lagartija roquera presente en la Herbosa también localizada en otras islas del litoral asturiano, como en la Deva. Entre los mamíferos pueden verse por la zona pequeños carnívoros como el zorro (Vulpes vulpes). En cuanto a invertebrados hay dos especies protegidas: el ciervo volante (Lucanus cervus) y el caballito del diablo (Coenagrion mercuriale). Finalmente, destacar la riqueza faunística de la zona intermareal y submareal, principalmente llámparas, bígaros, erizos de mar, mejillones, anémonas, estrellas de mar, etc.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png