16. Castillo de Sancti Petri

Durante el recorrido podremos visitar los restos de una defensa costera (Batería de Urrutia), así como divisar el islote de Sancti Petri, con el histórico castillo de Sancti-Petri, promontorio de roca ostionera de forma alargada de interés tanto ecológico como histórico. Estas vistas son excepcionales, más si hacemos coincidir nuestro paseo con un coeficiente intermareal muy amplio, ya que así podremos acceder a éste mediante la lengua de arena, a unos 60 metros del islote que navega entre la historia y el mito, pues según los textos antiguos allí estuvo ubicado el Templo de Hércules. Además, es importante señalar que el maestro D. Manuel de Falla desembarcó en dicho islote para inspirarse en su última obra musical “La Atlántida”.

Cubre la desembocadura del canal. Sirve de apoyo al flanco derecho de la primera línea de los defensores. Bate con seguridad absoluta de fuegos, las avenidas de Chiclana, que desembocan sobre la orilla. Refuerzan sus objetivos las baterías de San Genis, Urrutia y Aspiroz.

Según los geógrafos antiguos, se encontraba en este islote el llamado templo de Hércules, heredero del antiguo templo del Melkart fenicio. Se decía que el templo había sido fundado en tiempos de la guerra de Troya (comienzos del siglo XII A.C), alcanzando su máximo esplendor en tiempos de Trajano.

Se encuentra situado y aislado de la embocadura del Caño de Sancti Petri, y sirve de apoyo al flanco derecho de los defensores. Por su importancia estratégica, ya que cubría la entrada de posibles navíos hasta la Isla de León. Fue duramente bombardeado durante el asedio francés.

En la actualidad el Castillo es una mezcla de construcciones que se sitúan a partir del siglo XVI, aunque sus restos más notables pertenecen al periodo de fortificación del periodo de la guerra de la independencia. 

Se artilló con 28 piezas (13 de veinticuatro, 6 de dieciséis, 5 de a doce, 2 morteros de a catorce y 2 obuses de a nueve). Si este enclave no hubiese sido suficiente para impedir el acceso al citado caño, tres baterías más se encontraban justo a la entrada del rio para apoyarle con sus fuegos (Urrutia, Aspiroz y San Genís). 

Se pueden observar en las troneras, que en la parte de la batería semicircular se encuentran en buen estado, se sitúa allí un faro de señalización que ha sido desde mucho tiempo atrás la última actividad productiva del castillo. 

El Sendero Azul discurre a través de la línea de playa virgen bañada por el océano Atlántico, podemos destacar de este paseo la belleza del paisaje, la riqueza natural y la presencia de antiguos búnkers militares semienterrados en la arena. La Playa del Castillo es una de las pocas del litoral gaditano que se conserva en estado natural, manteniendo elevados valores geomorfológicos, botánicos y paisajísticos.

 

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png