13. Monumento Natural Punta del Boquerón

Esta flecha litoral, ubicada en el término de San Fernando, constituye una línea de dunas vírgenes emergidas del Atlántico frente a las Marismas de Sancti Petri. Junto al indudable valor paisajístico del entorno, dominado por caños, islotes y el estuario del río Guadalete, este Monumento Natural es una muestra más de la compleja formación de la costa gaditana.

La zona, famosa por sus playas y marismas, es resultado de los últimos episodios geológicos de la región, cuando la sedimentación fue rellenando el estuario. Después, el oleaje sobre los sedimentos formó barreras como la del Boquerón, que encerraron las marismas y acentuaron su pérdida de profundidad. La posterior retirada del mar hizo emerger esta flecha litoral, siendo el viento y la marea quienes terminaron de modelar el paisaje actual.

La vida se concentra equilibradamente en esta confluencia de río, mar y tierra. En los caños conviven un gran número de peces, moluscos y cangrejos, que se siguen pescando tradicionalmente. El lugar es idóneo para las aves, que se alimentan o descansan en sus migraciones. Estas aves son visibles en paseos en barca por el caño.

Se puede conocer este Monumento Natural recorriendo el Sendero de la Punta del Boquerón y desde alguna de las paradas contemplar el Castillo de Sancti-Petri. Esta construcción, levantada sobre sucesivos templos fenicios y romanos, ha sido declarada Bien de Interés Cultural, junto con las ruinas de la Batería Urrutia. La Punta del Boquerón es, además, un enclave del Parque Natural Bahía de Cádiz, apreciado por pescadores de caña dada la tranquilidad del paisaje y las bellas puestas de sol tras el castillo. 

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png