12. Playa de Melide

Cabo Home es un espacio de un importantísimo valor geomorfológico y paisajístico. Su extremo más meridional, el más próximo a las Islas Cíes (Parque Nacional de las Islas Atlánticas), se rompe en dos, albergando en su interior la playaa de Melide, flanqueada por tres faros y enclavada en el Espacio Natural Protegido “Cabo Home-Costa da Vela”. Es una playa de mar abierto con excepcionales condiciones para la práctica del surf. Posee una zona arbolada ideal para el descanso, y debido a su proximidad a las Islas Cíes, unas inmejorables vistas. La temporada del servicio de salvamento es desde el 15 de junio al 15 de septiembre.

Flanqueada por tres faros y enclavada en un Espacio Natural Protegido, la playa de Melide cuenta con unos 250 m. de largo. Su arena es fina y blanca, y el oleaje es moderado, conviertiéndola en una playa ideal para el descanso por su zona arbolada con dunas.

La formación de las dunas se debe principalmente a tres factores. Que se produzca un importante aporte de arena a la playa, también que parte de la playa se mantenga a flote para que la arena pueda secar y ser transportada por el viento, y por último, la resistencia que soporta la vegetación, ya que permite frenar la velocidad del viento para así depositar la arena. Distinguiremos entre dunas primarias, secundarias y terciarias.

Dunas primarias: Pequeñas ondulaciones de arena que con las mareas vivas y con los temporales se hunden en el agua del mar. Las especies encontradas tienen un gran poder de fijación para resistir mareas y viento. En este tramo de duna encontramos la enredadera de las dunas (Calystegia soldanella), Pancratium maritimum (cebolla de mar) y Euphorbia paralias (leiteiriña) y también gramíneas con largas raíces que les permiten captar agua a gran profundidad como la grama marina (Agropyrom junceum) que se puede encontrar acompañada por el cardo marítimo (Eryngium maritimum), que posee raíces de más de 1,5 m.

Dunas secundarias: Se originan por un aumento de altura de la arena. En esta zona encontramos pendientes suaves cara barlovento y fuertes, cara sotavento. La cubierta vegetal es algo más densa que la de las dunas embrionarias y la especie más común es el carrizo (Ammophila arenaria), que crece en la parte más alta de la duna y tiene elevado porte. También encontramos especies características de otras dunas, como el cardo marítimo (Eryngium maritimum) y la cebolla de mar (Pancratium maritimum). Son frecuentes también el perejil de mar (Crithmum maritimum), el “paxariño amarelo” (Linaria polygalifolia) y la mielga marina (Medicago marina).

Dunas terciarias: Formadas por cordones dunares estabilizados por la vegetación. Se deben a que disminuye la fuerza del viento al estar abrigados por las dunas secundarias. Son de gran valor ecológico, ya que tardan mucho tiempo en formarse. Abundante presencia de musgos y líquenes acompañados de especies vegetales del género Sedum de pequeño tamaño que ocupan lugares que no están cubiertos por el estrato de criptógamas. Es frecuente la presencia de matas de pequeño tamaño como el Seseli tortuosum (umbelífera de flores blancas) o el tomelo de playa (Helichrysum picardii).

Dunas estabilizadas: Las arenas se inmovilizan ayudadas por la vegetación y el mayor distanciamiento del mar. La vegetación está dominada por el pinar gallego (Pinus pinaster) que da sombra al resto de la vegetación. Aparece el jaguarzo morisco (Cistus salviifolius) que presenta flores blancas muy vistosas. También son características la retama negra (Cytisus scoparius) y la retama blanca (Osyris alba). Entre otras también observamos el torvisco (Daphne gnidium), la Ruta chalepiensis, la Vulneraria (Anthyllis vulneraria), el verbasco (Verbascum thapsus), el alhelí de mar (Malcomia littorea) o el “paxariño amarelo” (Linaria polygalifolia). La gramínea más frecuente es la cola de liebre (Lagurus ovatus). Entre las plantas con flores compuestas están el cardo (Cirsium vulgare), el cardillo (Scolymus hispanicus), la Conyza canadensis, la falsa árnica (Helichrysum foetidum) o el carrasco bravo (Helichrysum picardii) que también se encuentra en las dunas terciarias. En las zonas más húmedas habitan algunas especies arbóreas como el espino albar (Crataegus monogyna) y el sauce (Salix atrocinerea). También encontramos taxones como la silva de playa (Rubus ulmifolius), la caña (Arundo donax), la salicaria menor (Lythrum junceum) o el junco picudo (Juncus acutus) en estas condiciones.

Fauna: El interés se centra en la presencia de aves marinas como el Cuervo marino (Phalacrocorax aristotelis), el Cuervo marino grande (Phalacrocorax carbo) y la Gaviota llorona americana (Larus cachinnans). Además, existe una rica comunidad de murciélagos (Rhinoluphus euryale, Rhinoluphus ferrum-equinum y Rhinoluphus hipposideros) que prosperan al amparo de las numerosas cavidades y grietas existentes en los acantilados. Entre las especies faunísticas del lugar hay que resaltar la presencia de aves marinas y, también, limícolas, estas últimas durante los meses invernales. Especies a destacar en esta zona son el Vuelvepiedras (Arenaria interpres) y la Curruca rabilarga o Papuxa montesa (Sylvia undata).

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png